12 trampas de tener una personalidad fuerte

Muchas personas ahora se identifican como personas con una personalidad fuerte y, si bien esto tiene muchas ventajas, también existen algunos peligros potenciales a considerar.

No es raro que los rasgos subyacentes de tal personalidad se salgan de control y realmente causen problemas al individuo y a quienes lo rodean.





Si tienes este tipo de personaje, es posible que desees conocer las 12 trampas a continuación para poder evitarlas a toda costa.

1. Falta de tacto en la conversación

Tiene opiniones firmes y no tiene miedo de expresarlas a los demás.



Si bien esto puede verse como confianza, también puede parecer grosero o desconsiderado.

Debe tratar de comprender que, en algunas circunstancias, su franqueza podría no ser el mejor enfoque a seguir.

Dawn Marie y Torrie Wilson

Podría resultarle beneficioso elegir cuándo hablar y adoptar una actitud más dócil cuando la situación lo requiera.



Quizás el consejo más sabio sería tomarse un momento para considerar el contexto de una conversación antes de decidir qué decir.

2. No escuchar

Las conversaciones no solo requieren que hable. Es necesario que escuche lo que dicen los demás.

Sin embargo, es importante que no escuche simplemente para responder.

Cuando la otra persona está hablando, si todo lo que está haciendo es preparar su próxima oración, es probable que se pierda el significado completo y matizado de lo que se está diciendo.

Además, puede ser bastante obvio cuando no estás prestando atención y esto puede interpretarse como indiferente o desinteresado.

Es posible que esté acostumbrado a hablar la mayor parte del tiempo, pero puede llevarlo demasiado lejos si no tiene cuidado.

Sea consciente del equilibrio entre los participantes y trate de no apoderarse de la conversación.

3. Buscando el dominio

Debido a la fuerza de su carácter, puede resultar natural controlar una situación.

Puede que seas el tipo de persona que se hace cargo para hacer las cosas, pero debes intentar hacerlo sin dominar a los involucrados.

Liderar es una cosa, pero dictar es un juego de pelota completamente diferente.

Si intentas seguir tu propia agenda sin consultar a quienes te rodean, el resultado probable será de resentimiento y amargura.

Si te han llamado mandón antes, esto puede ser una señal de que no has logrado el equilibrio entre la asertividad y la diplomacia.

4. Manipular a otros

Cuando no se mantiene bajo control, una personalidad fuerte a veces puede parecer manipuladora debido a la actitud de 'puedo hacerlo' a la que se aludió anteriormente.

Para asegurarse de que las cosas se hacen a su manera, puede ser bastante fácil dejar que un poco de soborno, engaño y engaño se filtre en su conducta.

Es posible que no veas el daño en sacar el hechizo para obtener lo que quieres, pero al doblarlos a tu voluntad, podrías dejar a algunos con un mal sabor de boca.

Hay una línea muy fina entre persuadir a alguien para que siga tu consejo y manipularlo para que lo haga.

Tenga mucho cuidado de deslizarse en este último.

5. Ser demasiado competitivo

La competencia es algo que puede ser tanto beneficioso como perjudicial para quienes participan.

Cuando la competencia es saludable, puede impulsarlo hacia adelante y ayudarlo a lograr grandes cosas, pero si lo lleva demasiado lejos, cederá el control a su lado oscuro.

Es bastante común que una personalidad fuerte vaya de la mano de una naturaleza competitiva.

Puede ser un triunfador en varios aspectos de su vida, pero esto puede molestar a las personas si no tiene cuidado.

Tener éxito puede ser estimulante y aislante.

Si deja que su deseo de ganar lo controle en momentos en los que un enfoque amistoso y relajado es más apropiado, puede crear barreras entre usted y los demás.

Recuerde, la colaboración y el trabajo en equipo a menudo se requieren para alcanzar la cima en muchos ámbitos de la vida.

Si te propones ganar en todo lo que haces, es posible que eso te impida hacerlo.

6. Arrogancia

Es posible que se tenga en alta estima y se sienta seguro en cualquier situación, pero al igual que con la competitividad, esto también puede llevarse demasiado lejos.

Si se jacta de sus logros o se muestra ostentoso en el uso de las recompensas, a la gente le resultará difícil relacionarse con usted.

Generalmente es una buena idea permanece humilde a pesar de cualquier éxito para que quienes te rodean no se sientan intimidados o alienados.

Vale la pena recordar que no puedes llevarte nada más allá de la tumba, y que los mejores amigos que tendrás serán los que te amen independientemente de tus habilidades físicas, aptitudes mentales o riqueza material.

También te puede gustar (el artículo continúa a continuación):

7. Agresión

A veces, puede pasar de la asertividad a la agresión absoluta mientras trata de transmitir su punto de vista, y este no es un comportamiento que a nadie le guste ver.

Las posibilidades de que esto suceda aumentan significativamente cuando te encuentras con otra personalidad fuerte.

Puede ser casi imposible reconciliar las diferencias de opinión cuando ambos tienen tanta seguridad y determinación.

Cuando un debate se convierte en una discusión, no importa quién salga ganando, el daño ya estará hecho.

Sentirse atacado y tener que emprender una contraofensiva solo sirve para destruir la paz interior.

Causa estrés, enojo y dolor que puede durar mucho después de que la confrontación ha terminado.

8. Impaciencia

Existe una buena posibilidad de que sea más un emprendedor que un pensador y esto puede llevarlo a tomar decisiones un tanto apresuradas de vez en cuando.

Esta parte impaciente de ti disfruta la emoción de hacer las cosas, probar cosas nuevas y ver que los sueños se hacen realidad.

Desafortunadamente, este impulso puede llevarlo a situaciones difíciles que podrían haberse evitado con un poco más de cuidado y atención.

Es más, reducir un poco la velocidad a menudo puede conducir a grandes resultados al final.

Si actúas según todos los caprichos, tal vez sea el momento de respirar profundamente antes de sumergirte de cabeza.

9. Asumir riesgos

Uno de los resultados más obvios de cualquier impaciencia que pueda tener son los riesgos que esto a menudo lo lleva a tomar.

Cuando no piensa bien las cosas, puede poner en peligro su cuerpo, mente, salud, riqueza y bienestar.

Esta es una trampa en la que terminan muchos personajes fuertes cuando no consideran completamente las consecuencias de sus acciones.

Si alguna vez ha sido culpable de cargar con algo antes de hacer los preparativos necesarios, entonces sabrá lo que esto significa.

10. La renuencia a buscar ayuda

Este tipo de personalidad normalmente requiere mucha confianza en uno mismo. Crees que eres capaz de cualquier cosa que te propongas.

Desafortunadamente, un posible resultado de esto es la falta de voluntad para pedir ayuda cuando sea necesario .

Al estar tan seguro de sus propias habilidades, prefiere seguir intentando algo en lugar de buscar la ayuda o la guía de otra persona.

Puede tener miedo de parecer débil o puede considerarlo un fracaso, pero si no puede pedir ayuda a otros, es posible que no demuestre su capacidad de recuperación, simplemente puede demostrar su terquedad.

11. terquedad

En una nota similar, la fuerza de carácter a menudo se asocia con un elemento de testarudez .

Puede tener ciertos puntos de vista o hacer las cosas de una manera particular y es posible que estos no sean objeto de discusión.

Por supuesto, esto puede ser algo bueno. También puede ser perjudicial para todo tipo de relaciones en las que un elemento de flexibilidad suele ser útil.

Puede ser una fuente de conflicto, abriendo una brecha entre usted y los demás y al mismo tiempo ser bastante imprudente si no está dispuesto a adaptarse a nuevas circunstancias o pruebas.

12. Sufriendo Burnout

Las personas con personalidades fuertes están más inclinadas a ser personas activas y ocupadas cuyos diarios están llenos de eventos y responsabilidades.

Si bien puede disfrutar de este ritmo frenético, al verlo como vivir la vida al máximo, corre un mayor riesgo de agotamiento si no se toma el tiempo para relajarse ocasionalmente.

La idea de reducir la velocidad y relajarse puede que no le parezca tan atractiva, pero evitará un resultado mucho menos deseable.